MATS Sanidad

Ante la propuesta de IDIS: el MATS exige que todos los recursos sean 100X100 PÚBLICOS

Fuera las empresas de la sanidad

La Privada vuelve a la carga

La Fundación IDIS es una entidad formada por los 24 grupos de empresas de la sanidad privada más importantes de este país: Quironsalud, Sanitas, Adeslas, ACES, MAPFRE, Asisa, Hospitales Católicos de Madrid, etcétera. Mueve un volumen de negocio de 35.000 millones de euros (un 30% del PIB sanitario y un 3,5% del PIB de España).

La Fundación IDIS se dirigió recientemente al Gobierno del PP para decirles que ellos se encargaban de acabar con las listas de espera, (alrededor de 615.000 pacientes en toda España con una demora media de 115 días). La propuesta de IDIS era un “plan de choque” financiado por el Estado mediante una inversión de 1.500 millones de euros. Esto supondría alrededor de un 1,5% de la dotación del gasto sanitario conjunto anual entre Ministerio y Comunidades Autónomas. Para Madrid, la cantidad rondarían los 146 millones de euros (1,9% del gasto sanitario de la CM).

 Este conglomerado empresarial es el mayor lobby que existe a nivel sanitario. Para el MATS la propuesta de IDIS sobre las listas de espera, es “una declaración de guerra” del capital privado contra los intereses de la inmensa mayoría de l@s trabajador@s y la población.

Otros actores políticos y sociales

Las Administraciones Públicas han sido hasta la fecha (y en la inmensa mayoría de los casos), el colaborador necesario con los grupos empresariales. En primer lugar el PP, pero también Convergencia de Cataluña, PNV o el PSOE en Andalucía. Ellos facilitan con sus leyes y disposiciones la entrada del capital privado en el negocio sanitario.

Si los planes de privatizaciones o apropiación de los recursos públicos sanitarios no han avanzado aún más, eso se debe a la resistencia que se ha ido desarrollando (en particular en los últimos cinco años) por una parte de la sociedad civil: las mareas y las movilizaciones son el mayor ejemplo. La mayoría de la opinión pública ha tomado conciencia que la sanidad pública es un bien común que debería defenderse en las calles o en las urnas.

Eso explica que, dirigentes como Cristina Cifuentes u otros del PP, (a los que por afinidad e intereses materiales estarían mucho más cerca de los empresarios y grupos económicos), tengan que salir ante la opinión pública, haciendo apología de lo público. Se trata, no seamos ingenuos, de una postura táctica motivada por las circunstancias e intereses puramente electoralistas. 

Del plan IDIS a otras posibles alternativas

No sabemos ahora mismo si el Gobierno y las Administraciones rechazarán o aprobarán la propuesta de IDIS. Pero estamos convencidos que no es la única alternativa que pueden poner en marcha. Entre el negro y el blanco hay una gama amplia de colores.

De las líneas maestras de su filosofía “colaboración pública y privada” (es decir transferencia de los recursos públicos a los privados); se pueden desprender otras fórmulas como por ejemplo: que las dotaciones presupuestarias se fraccionen en diferentes partes con distintos destinos; o que el presupuesto público se incremente en los capítulos que ya se dedican al “Plan Integral de Listas de Espera” o conciertos, o que se incluya un porcentaje de derivaciones en pruebas diagnósticas o intervenciones quirúrgicas; etcétera.

Cabría, por último, una tercera vía disfrazada como inversión pública (pero no ajena a las leyes del mercado), que se podría llamar, mediante un eufemismo muy al uso, “optimización de recursos” extendiendo los Pactos de Gestión. Esta tercera vía consistiría en involucrar a sindicatos o asociaciones corporativistas (grupos de profesionales incluidos) en las “soluciones” a las listas de espera, haciendo que se corresponsabilicen mediante la creación de unidades de gestión donde médicos y enfermeras asumen la planificación y los presupuestos “optimizando recursos humanos”.

La solución: 100X100 Pública con empleo de calidad

El MATS rechaza tanto la propuesta de las patronales como las posibles alternativas intermedias que, si bien no son una apuesta tan clara y directa por la privatización, abren otros caminos para la descapitalización: menos presupuesto y posterior desmantelamiento de lo público.

El MATS apuesta por una sanidad 100×100 Pública, universal y de calidad. Eso significa que la penetración del mercado y capital privado en la sanidad es la vía de un intrusismo inaceptable. Un parásito que con el tiempo devorará todo el sistema.

El MATS exige que se presupueste seriamente cuánto puede costar un plan de choque para acabar con las listas de espera en el plazo más corto posible. Pero también que se doten de medios estructurales para que el problema no vuelva a reproducirse dentro de unos meses o años.

Para acabar con las listas de espera hay que poner en marcha un plan global que aborde todos los puntos de la cadena sanitaria: aumento de la inversión; poner en marcha todos los recursos humanos y técnicos, apertura de camas cerradas y sobre todo, una recuperación del empleo público que se ha perdido en los últimos años (6000 profesionales).

El MATS rechaza las derivaciones a la privada, pero también otras posibles iniciativas como las unidades y pactos de gestión entre sindicatos, grupos profesionales y la Administración. Todo aumento de la carga de trabajo laboral debe ir acompañado de la creación de nuevos puestos de trabajo.

Acabar con las listas de espera es una ocasión inmejorable para combatir la precariedad laboral y aumentar las plantillas, creando empleo estable y de calidad. Pero para eso es necesario impulsar un proceso de movilización social a través de la información entre l@s trabajador@s y la convocatoria gradual de acciones en los centros de trabajo.

Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esto

Haz que llegue lejos!