MATS Sanidad

URGENCIAS COLAPSADAS UNA SITUACIÓN INACEPTABLE

Cada año cuando llegan los meses de invierno las urgencias de los hospitales sufren un colapso casi general. Las causas son múltiples. Los mayores y los sectores de la población más vulnerables (con distintas patologías), hacen que aumenten las entradas a urgencias cuando se registran las temperaturas más bajas de todo el año.

Se supone que esta situación debería estar prevista pero no es así. Hay situaciones que no se pueden prever como un atentado o una epidemia puntual, pero al menos el frío y el calor o las características demográficas de la población son cuestiones que entran dentro de los cálculos de cualquier gestión. Entonces, ¿porqué ocurre todos los años?

Muy sencillo, porque el gobierno y los gestores del sistema público no quieren atender a estas situaciones que se producen sistemáticamente y de manera estructural. Se limitan a poner parches cuando la situación resulta escandalosa ante la opinión pública y nada más. Es lo mismo que hacen en otros ámbitos de la sanidad como el mantenimiento de los hospitales, los cuidados a enfermos o las listas de espera quirúrgicas.

El deterioro de los hospitales, las urgencias, las instalaciones, los cuidados, etc; se deben a la falta de inversión en todas las áreas que  son necesarias: mantenimiento, personal o cierre de camas. Todo esto forma parte no solo de una gestión nefasta sino de una política consciente del gobierno y la administración para desmantelar la sanidad pública.

Las urgencias son el problema más llamativo porque son el eslabón más débil de la cadena sanitaria pública. Por eso salta enseguida a la opinión pública. El terrible espectáculo de enfermos aparcados en pasillos y sin la menor privacidad o atención continuada es un escándalo para una sociedad civilizada que se digne de serlo.

Pero los problemas son evitables. Nunca se debería llegar a estas situaciones límites. Las propuestas del MATS no pueden seguir cayendo en saco roto. Tampoco es solución los parches como abrir una planta durante una semana y contratar personal hasta que pase el colapso.

Nuestra propuesta general es clara: soluciones estructurales basadas en un aumento de la inversión para hacer frente a tres objetivos: abrir las camas que están cerradas en la inmensa mayoría de los hospitales públicos. En segundo lugar, contratar todo el personal que sea necesario tanto sanitario como no sanitario. Tercero, llevar a cabo toda una reforma estructural de las instalaciones y dotar a los hospitales de personal de mantenimiento que forme parte de las plantillas orgánicas del SERMAS.

Solo así lograremos solucionar la situación de las urgencias. Lo demás son cantos de sirena o seguir tratando de engañar a los millones de usuari@s del sistema de salud.

Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad

DESCARGAR COMUNICADO

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esto

Haz que llegue lejos!