MATS Sanidad

URGENCIAS DE LA PAZ: NEGAR LA EVIDENCIA

urgencias de la Paz1

El Sr. Javier Maldonado, Viceconsejero de Asistencia Sanitaria en Madrid, cuyo cargo previo fue el de Gerente del Hospital Ramón y Cajal, y antes formó parte de la Dirección del hospital La Paz, niega lo evidente una vez mas. Quienes le conocemos ya sabemos que es una práctica habitual en él, como si viviera en otro mundo.  

En sus recientes declaraciones publicadas en Redacción Médica, afirma que las urgencias de la Paz son modélicas. Modélico es el comportamiento de los profesionales que se desviven día a dia por intentar atender a los pacientes que allí acuden a pesar de la gran saturación de las mismas, provocado entre otras cosas por el cierre de camas y la falta de personal. 

Hemos recibido una nota del personal de enfemería que reproducimos:

“Tras las declaraciones de D. Javier Maldonado (Viceconsejero de Asistencia Sanitaria del Servicio Madrileño de Salud), en el que indica que el servicio de urgencias del Hospital La Paz funciona adecuadamente, el personal de enfermería de dicho servicio, quiere manifestar que si el servicio funciona adecuadamente es gracias a sus profesionales, que hacen lo imposible por atender en unas condiciones nada favorables ni normales a sus pacientes. Parece mentira que el Señor Maldonado haga estas declaraciones cuando el fué director médico de dicho centro, y sabe de sobra como son las urgencias de La Paz, unas urgencias sobresaturadas, con escasos recursos humanos, con malos recursos materiales, con unas instalaciones obsoletas, con cierre de camas contínuo… y así un suma y sigue. “

 
Los trabajadores han comunicado esta situación aportando datos concretos a la Dirección, a los sindicatos, a sociedades cientificas, partidos políticos, etc… De  momento siguen esperando CAMBIOS. En agosto se cerraran 12 camas de la urgencia, lo cual agravará la situación que se describe, a lo que hay que añadir las camas que ya se han cerrado tanto en la Paz como en los hospitales cercanos (cerca de 300)

No estamos ante una  situación puntual debida a una epidemia que pueda justificar esta saturación, situación que se mantiene desde hace mas de un año, tiempo en el cual el personal sanitario la esta denunciando por distintas vías sin que haya ninguna respuesta y sin que se pongan medios para solucionarla. 

Esto ha empeorado desde que el hospital Carlos III y Cantoblanco han pasado a integrarse en la Paz, puesto que cuando los pacientes allí ingresados necesitan una interconsulta en la Paz por falta de especialistas en los hospitales mencionados, entran por la puerta de urgencias y son atendidos por los profesionales de esta urgencia.

 En las urgencias de la Paz hay tres salas, una con capacidad para 12 camas y otra con capacidad para 22. Además hay una sala de sillones (20 para diagnósticos y 10 para tratamientos). Lo terrible de esta situación es que un paciente que permanece en la urgencia porque necesita asistencia sanitaria tenga que estar hasta 48 horas en un sillón.   

     Pero no todo acaba aquí, sino que esas salas con capacidad para 12 y 22 camas habitualmente están ocupadas por muchos mas pacientes, pero como no hay espacio para  mas camas, estos pacientes están en sillones o en camillas, y esto pone en peligro la seguridad del paciente por riesgo de caídas. Los sueros tienen que ser colgados de clavos que hay en la pared . Muchos de estos pacientes son de avanzada edad. Las dietas que se dan en la urgencia no son adecuadas cuando llevan varios días, pues sabemos que no se sigue el mismo criterio que para el resto de pacientes ingresados, y entenderíamos esta situación si la permanencia en la urgencia fuese un corto periodo de tiempo.  Consisten en caldos, purés, compotas y sandwiches. El personal del hospital al menos en este tema ha conseguido que cuando llevan mucho tiempo en la urgencia se les proporcione una dieta como al resto de pacientes ingresados. AL MENOS EN ESTO HAN CONSEGUIDO UNA MEJORA. 

     Debido a que estos pacientes permanecen varios días, el aseo de los mismos es complicado, hay falta de intimidad si hay que hacerlo cuando están encamados, y falta de duchas si los pacientes pueden desplazarse. Ir al baño también es un problema dado que hay un solo baño para cada sala, y solo uno de estos baños tiene ducha.

Estas salas no tienen luz natural, y los pacientes no pueden estar acompañados puesto que solo hay 1 hora de visitas al día. Y en ocasiones la gran afluencia de pacientes provoca que no hay suficiente ropa de cama (mantas, almohadas…).       

   El personal sanitario es insuficiente  puesto que la dotación está prevista para el aforo de las camas que como se indica  está sobrepasado.  

Las estadísticas recogidas entre 6 de marzo y 6 de abril de este año 2014  indican que se vieron 9.500 pacientes en ese periodo, de los cuales 1183 permanecieron  más de 24 horas, 710 más de 48 horas y 310 más de 72 horas.

A pesar de que los enfermos permanecen en la urgencia debido a la falta de camas se siguen cerrando camas en el hospital.

 

 

Comparte esto

Haz que llegue lejos!