MATS Sanidad

La saturación de las Urgencias en la Asamblea de la Comunidad de Madrid

La crisis de la atención hospitalaria de urgencias

Hoy día la saturación de los Servicios de Urgencias se ha convertido en motivo de preocupación, tanto para los profesionales como para los pacientes que acuden a los mismos y sus familiares, al constatar a diario como se está desmantelando la sanidad pública madrileña.

Algo pasa cuando desde todos los sectores de la sociedad se exige una solución para los problemas que se están sucediendo en los grandes hospitales públicos.

Los profesionales sanitarios, pacientes, y la ciudadanía en su conjunto, claman contra esta situación que demuestra el deterioro de la sanidad madrileña.

La prensa lleva años reflejando la saturación de los Servicios de Urgencia. Pero a fecha de hoy, no existe ningún tipo de planificación ni estrategia a medio o largo plazo para atajar el problema.

Son verdaderamente bochornosas las declaraciones que han hecho tanto desde la Consejería como desde el gobierno. La saturación y el colapso de estos servicios se despacha diciendo que “son un pico de demanda” o “un hecho puntual”… , cuando todas y todos sabemos que el problema de las urgencias es estructural.

Por eso lo tratan de tapar con propaganda, visitas – que maquillan con medidas de quita y pon – e inauguraciones… Y repitiendo machaconamente que todo va bien, y que no pasa nada.

Pero ahí están las imágenes. Ahora mismo cualquiera puede asomarse a las redes y avergonzarse viendo lo que no pueden maquillar.

El problema es que desde la Comunidad de Madrid, desde la Consejería, NO han hecho nada. Improvisan con parches ante cada “hecho puntual”, sin ninguna planificación y, “además” con un grado de incompetencia digno de mejor causa.

Tratan algunos síntomas, sin hacer un diagnóstico. Y no es tan difícil.

Los Servicios de Urgencia Hospitalaria son un indicador sumamente sensible de la correcta organización de los Servicios Sanitarios. En nuestro caso, reflejan el mal funcionamiento y las ineficiencias del sistema sanitario público.

Ahora mismo los profesionales se encuentran desmotivados, agotados y con unos niveles de estrés inasumibles dadas las cargas de trabajo que soportan por falta de personal y las malas condiciones en las que se ven obligados a trabajar. Sabiendo, además, que eso repercute en la calidad que reciben los pacientes.

Y por su parte, los pacientes se desesperan por las largas esperas y las condiciones en que se les atiende. Se les hacina en pasillos, en vestíbulos, sin intimidad ni confidencialidad. No es casualidad que hayan aumentado las reclamaciones.

Ya en 2015, la Institución de los Defensores del Pueblo elaboró un Informe en el que se recogían las múltiples deficiencias de estos servicios, en cuanto a espacios, plantillas y seguridad del paciente.

La situación actual no admite más parches, sino soluciones estructurales. Es decir: Mejorar la organización, los recursos materiales, las plantillas, lo que redundará en mejoras de las condiciones de trabajo.

En esta situación qué ha supuesto el Plan Director de Urgencias que se aprobó hace un año y medio, NADA. Un plan, como otros, vacío de dotación presupuestaria.

Porque nada ha variado desde su aprobación… Mas parece una guía de efectivos y buenas intenciones.

Para comenzar a  paliar este problema se requiere de un abordaje global e integral dado que se trata de una cuestión compleja que atañe tanto a las propias estructuras Hospitalarias como a la Atención Primaria y al Transporte Sanitario Urgente, por lo que es necesario contemplar todos estos aspectos, así como contar con la participación de todos los agentes implicados.

Esto no se dio en la elaboración del Plan Director de Urgencias 2016-2019. De hecho no aparece en el mismo un verdadero análisis de la situación de los Servicios de Urgencias Hospitalarios: Tipo de frecuentación, tipo de patologías, ancianos con comorbilidad, etc.

Las causas extrahospitalarias

Se tuvieron en cuenta, como se recoge en la Presentación del Plan, cuando se dice que entre 7 y 8 urgencias atendidas en los SUH podían resolverse satisfactoriamente en los Servicios de Urgencia extrahospitalarios”...

… Y por eso en lugar de dotar a estos Servicios de recursos humanos y materiales se dedicaron a elaborar un Plan de Humanización!!!

Además decían que con el nuevo Plan de Urgencias y Emergencias garantizaban la coordinación de todos los hospitales públicos con los centros de salud y los SUAP y los SAR, lo que sin duda facilitará la atención urgente a todos los ciudadanos con eficacia y eficiencia en cada caso

  • Ni han mejorado los Servicios de Urgencia Extrahospitalarios ni mucho menos la propia Atención Primaria.

La falta de recursos hace poco resolutivos los Servicios de Urgencia Extrahospitalarios, lo que a hecho que las urgencias extrahospitalarias hayan disminuido.

Esto implica que la mayor parte de las urgencias atendidas en la Comunidad de Madrid se concentran en los Servicios de Urgencias Hospitalarios, un 67%, mientras que los Servicios de Atención Rural, los SUAP y el CUE atienden el 23% de las urgencias restantes.

Según los datos que reflejan la última Memoria del SERMAS 2016 :

El Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) atendió en el año 2016 a  774.589 personas, cuando en el año 2011 lo hizo a más de 800.000.

Urgencias Hospitalarias totales: En 2015, 3.122.126 personas acudieron a los servicios de urgencias de los hospitales madrileños. Y      3.291.087 en 2016, un 5,41 % más.

El porcentaje de Urgencias ingresadas fue de 10,41% en 2015  y del 10,07% en 2016.

  • Los índices de satisfacción de estos servicios son los más bajos de todo el SERMAS: Atención Primaria tiene unos índices de satisfacción del 90 %, la Atención Hospitalaria del 89 % y la Atención en la Urgencia es el 83% en general. Pero si preguntamos a los usuarios en referencia a los tiempos de espera en los servicios de Urgencias Hospitalarias es un 63%.
  • El transporte sanitario urgente tiene su relevancia tanto para el traslado de los pacientes urgentes como para el drenaje de los pacientes desde los SUH a su domicilio o a otros centros.

Esto hoy día está fallando por las carencias que acarrean las Ambulancias privatizadas, ya que son insuficientes y los tiempos de respuesta no son los que se reconocen por parte de la Consejería de Sanidad, dado que en demasiadas ocasiones superan la hora de espera los pacientes. Y por otra parte de las 96 Ambulancias, 43 sólo llevan un conductor…

No podemos olvidar que se acaba de admitir a trámite una querella contra altos cargos de la de la Consejería por un presunto delito de prevaricación administrativa, por la concesión del contrato de las Ambulancias para el transporte urgente.

Causas hospitalarias

  • La falta de inversiones, reformas y mantenimiento hace que estas infraestructuras estén en mal estado en muchos hospitales. Espacios que se han quedado pequeños por el crecimiento de la población y la demanda actual. Rotura de cañerías, agua imposible de beber… Caída de techos, etc hace de estos espacios no aptos para el trabajo que en ellos se tiene que desarrollar. Y supone una falta de intimidad en la atención a los pacientes.

Han pasando de una inversión real de 244 millones en el año 2006 a una inversión en el año 2016 de 40 Mill de €.

  • La escasez de plantillas se ha incrementado por los recortes de personal que no se han recuperado, lo que causan mayores cargas de trabajo.

No se están alcanzando las ratios recomendadas de profesionales por demanda y año, ni en el personal médico ni en el de enfermería, ni en el resto de las plantillas.

Y ustedes saben cómo aumenta la mortalidad cuando disminuye el personal de enfermería.

En estas malas condiciones los profesionales trabajan con

– Un elevado grado de estrés que les agota

– Miedo y sufrimiento porque repercuta en la Calidad y seguridad de los pacientes, incrementando los efectos     adversos, las reclamaciones

– Demora en obtener los resultados de pruebas.

– Elevado número de profesionales en formación (MIR) en los SUH respecto de los y las médicas adjuntas que les tutorizan. Se les usa como “mano de obra barata”…, con lo cual su docencia está comprometida, y se provoca que se ralentice la atención y que se pidan más pruebas diagnósticas.

– Falta de camas hospitalarias, lo que provoca la principal causa de saturación y de colapso en las Urgencias, durante más días de lo asumible.

Por esto los pacientes se acumulan más del tiempo razonable (de 4 a 6 h) en las Urgencias porque no hay camas para su ingreso.

Esto hace que los ingresos desde Urgencia entren en competición con los previstos para ingresos programados.

Lo más vergonzoso es que a pesar de esta situación se sigan CERRANDO CAMAS, entre el año 2015 y 2016 : 323, en 4 de los 6 hospitales públicos de 3 nivel: H. La Paz, H.12 de Octubre, H. Clínico, H. Gregorio Marañón.

Y que de las camas instaladas (6362) solo funcionen (5468)…

Así como que las plantillas hayan disminuido en el H. La Paz y el H. Clínico.

Debido a esta situación se está haciendo un mal uso de algunas alternativas con las que cuentan estos SUH como:

Las Unidades de Observación, en las que no deberían pasar los pacientes más de 24 horas, y tampoco se deberían usar como espera para ingresar.

Las salas de preingreso que en todos los hospitales se usan para ocultar que los pacientes están como ingresados, (sin cama en los servicios correspondientes), pero se hallan en la urgencia y vistos por profesionales de la urgencia.

Salas de pacientes en las camillas de las mismas Ambulancias, dejando estas sin poder operar, como en el H. Ramón y Cajal.

Ante esta pésima organización más de un Gerente (aunque públicamente no se reconozca) han dado órdenes de NO INGRESAR a personas cuyas Área de referencia no correspondan a las del Servicio de Urgencia en que se halla, contraviniendo la tan cacareada libertad de elección que hace la Consejería.

O las Unidades de Corta Estancia, donde los pacientes no deberían pasar más de las 72 horas.

  • Hoy la mayoría de los Servicios de Urgencias NO CUMPLEN LAS RECOMENDACIONES que son de AMPLIO CONSENSO: En Menos de 4 horas los pacientes deben de haber sido atendidos en los SUH, asistidos, tratados y dados de alta o ingresados. Y menos de 24 horas en sala de Observación.
  • En la mayoría de estos Servicios hay excesivo número de días con pacientes en salas de Agudos que llevan más de 24h.
  • También contribuye a la saturación la falta de drenaje de los pacientes de los SUH por :

Falta de Ambulancias.

Falta de camas de media/larga estancia para su seguimiento.

Falta de coordinación con los recursos sociosanitarios.

En definitiva, no ha habido voluntad política para solucionar la situación de las Urgencias Hospitalarias… Por lo que su saturación y colapso es cada vez más frecuente por esa falta de planificación de la que adolece nuestro sistema sanitario público.

HAY QUE REALIZAR UN ANÁLISIS EN PROFUNDIDAD, EVALUANDO LO QUE SE ESTÁ HACIENDO, Y HAY QUE PLANIFICAR PARA MEDIO Y LARGO PLAZO SEGÚN LAS NECESIDADES QUE PRESENTA LA POBLACIÓN MADRILEÑA Y PRESENTEN EN ESTA CÁMARA UNA PROPUESTA DE ACCIÓN.

Intervención parlamentaria de Carmen San José, Diputada de la Asamblea de Madrid

Comentarios: 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esto

Haz que llegue lejos!