MATS Sanidad

Entre las promesas y la realidad: Oposiciones, carrera profesional, 35 horas

Oposiciones, carrera profesional, 35 horas

El escenario laboral para las trabajadoras y trabajadores del SERMAS se está llenando de incertidumbres. La Administración y los sindicatos mayoritarios están negociando la marcro-oposición que, en teoría, supondría la convocatoria para el año 2019 de 126.000 plazas de en la sanidad estatal.

Pero ahora mismo puede suceder que, ante la grave crisis política por el tema catalán, no se puedan aprobar nuevos presupuestos porque el PP carece de apoyos tanto del PNV como del PSOE (y si no hay nuevos presupuestos se tendrían que prorrogar los actuales o convocar nuevas elecciones generales), En cualquiera de estos casos, sería muy difícil que legalmente se puedan mantener unas propuestas en medio de semejante crisis política.

Todo esto es una hipótesis, pero a mi modo de ver, bastante realista.

A la administración y a los sindicatos mayoritarios les interesa que no se hagan conjeturas y mucho menos que se ponga en cuestión su “buque insignia” (que es una convocatoria masiva de opes en donde el PP pueda presumir de estabilizar el empleo y los sindicatos de ofrecer buenos servicios a sus afiliad@s y de ganar a muchos más mediante los cursos y las promesas). Estamos ante una carrera de a ver quien te ofrece las máximas garantías de aprobado.

Una cosa parecida ya ocurrió con la carrera profesional. Se vendió la moto -por parte de sindicatos corporativos- mandando el mensaje a sus afiliad@s que la cosa ya estaba casi hecha.  Médicos y enfermeras rellenaron papeles y papeles que en la práctica no sirven para casi nada. Solo para mantener inflada una burbuja de promesas incumplidas tanto por la administración como por los sindicatos que se prestan a esos juegos. La mayoría de la gente participa en estas cosas “por si acaso” y por eso de “no me vaya a quedar fuera” (como el que coge un décimo de la lotería de navidad porque todas sus amigas también juegan).

No quiero ser un aguafiestas pero todas estas consideraciones tendrían que estar sobre la mesa, para que los trabajadores y trabajadoras las tengan muy presentes a la hora de apuntarse, afiliarse o crearse expectativas. La mayoría de la veces los derechos no se consiguen por negociaciones de las cúpulas, sino luchando y, esos mismos derechos, pueden perderse en un pis-pas cuando al gobierno le interesa (así ha pasado con las 35 horas que pasaron a 37,5 horas cuando estalló la crisis).

De toda esta situación deberíamos extraer varias conclusiones. La primera es la inestabilidad de ciertas propuestas de empleo que hoy están en el aire. La segunda es la poca fiabilidad que tienen determinados acuerdos entre sindicatos y administración cuando éstos no están acompañados de normativas legales y una movilización laboral que los respalde. La tercera es, a mi modo de ver, la más importante.

Es necesario un plan para descorrer todas las cortinas de humo que en estos momentos caen sobre los que trabajamos en el SERMAS.

1.- Un plan para acabar con la precariedad laboral y aumentar las plantillas en los centros sanitarios. Desde mi punto de vista está claro: concurso de méritos en el que participen tod@s las trabajador@s interinos, eventuales o de otro tipo de contratos sean laborales o estatutarios (sobre aquellas plazas que se han demostrado estructurales en un plazo mínimo de dos años).

2.- Recuperación de la jornada laboral de 35 horas, para lo que sería necesario aumentar las plantillas al menos en unos 6.000 puestos de trabajo de todas las categorías profesionales, mediante oposiciones anuales. No se puede recuperar otra vez la jornada laboral de 35 horas sin luchar. Hay que quitarse de la cabeza que nos lo va a regalar el gobierno del PP. Para nada. La implantación de las 35 horas tiene que ser una lucha estatal de tod@s los trabajado@s públicos. El coste de la medida solo puede ser asumido mediante la modificación de los Presupuestos del estado y para eso será preciso -incluso- romper el techo de gasto impuesto desde la UE o bien, transferir otros recursos (gastos militares u otros) para destinarlos a esta partida.

3.- Sobre la carrera profesional, tanto de lo mismo. En mi opinión solo es posible ponerla en marcha de nuevo para todas las categorías sin discriminaciones de ningún tipo (sean médicos o celadores, interinos o fijos, estatutarios o laborales), modificando los Presupuestos en la Comunidad de Madrid y destinando una partida concreta para tales gastos. Lo demás es una utopía o, peor aún, un engaño.

4.- Como decíamos al principio, nada de esto se consigue por la cara, a veces l@s trabajador@s caemos en la apatía y pasividad. Hay que movilizarse activamente, ya sea a través de las firmas, asambleas, concentraciones, manifestaciones o incuso huelgas que hagan presión sobre los gobiernos. No hay otra salida. Lo demás es confiar en la buena voluntad de un gobierno que ha demostrado que no la tiene.

Jesús Jaén. miembro del MATS

Comentarios: 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esto

Haz que llegue lejos!