MATS Sanidad

Lavandería de Mejorada: "Somos un problema que no es tan difícil solucionar, aunque ahora parezca que no existimos y que nunca hemos tenido ninguna relación con el SERMAS"

La Lavandería de Mejorada parece un conflicto ya olvidado. Parece que no recordamos que eran compañeras del SERMAS, algunas con muchos años de servicio, y que ahora sufren unas condiciones laborales penosas. Reinas de la precariedad laboral a pesar de contar con un puesto de trabajo, se merecen que su lucha siga viva y la solidaridad de los que, hasta el 30 de noviembre de 2013, fueron sus compañeros y compañeras.

Seguimos haciendo las entrevistas anónimas, y más después de la caza de brujas que se ha desatado después de publicar la anterior, porque no queremos que las personas dispuestas a poner su voz a la precariedad laboral en la sanidad sufran ningún tipo de represalias por ejercer un derecho inalienable, el de la libertad de expresión.

lavanderia

Pregunta: ¿Puedes recordarnos como fue el proceso de externalización de la lavandería? Porque ya parece como si nunca hubieseis sido de sanidad…

Respuesta: La verdad es que estamos muy olvidados, no nos hace caso nadie. Nos han dejado tirados

P.: Sobre todo porque hay muchos colectivos en la actualidad que corren grave riesgo de externalización…

R.: Con todos los recortes que van a venir, con lo que está pasando en la política, ya verás. Va a pillar a más gente, lo tengo claro. Esto ha sido el principio y van a seguir porque esto no tiene fin, es el negocio.

P.: ¿De quién dependíais antes de la externalización y de quién dependéis ahora laboralmente?

R.: Nosotros dependíamos del Servicio Madrileño de Salud. Y no ha cambiado lo que hacíamos, seguimos haciendo lo mismo porque nuestro trabajo siempre ha sido lavar la ropa de los hospitales, lo que pasa es que a raíz de la privatización la gestión pasa a manos de la UTE Flisa y Laundry, que es una unión temporal de

«Nosotros dependíamos del Servicio Madrileño de Salud. Y no ha cambiado lo que hacíamos, seguimos haciendo lo mismo porque nuestro trabajo siempre ha sido lavar la ropa de los hospitales»

empresas aunque en realidad es la ONCE. Ahora mismo está todo privatizado así que dependemos de esa empresa hasta el punto de que el Comité ha pedido cuentas a la Consejería sobre el funcionamiento de la empresa al Consejero y la respuesta del Consejero ha sido que somos una empresa privada y que se lo pidamos a la ella. Y ni uno ni otros , nada de transparencia.

P.: Las condiciones de trabajo, desde que trabajabais para el SERMAS a ahora ¿en qué han cambiado?

R.: En todo porque, por ejemplo, antes había turnos fijos. El que era de mañana era de mañana y el que era de tarde era de tarde, lo que no quitaba para que pudieras hacer cambios. Igual pasa con las rotaciones de las libranzas: teníamos unos cuadrantes en los que librábamos cada dos fines de semana, tus días libres, sólo trabajabas la mitad de los festivos… Ahora el turno es rotatorio semanal. Te obligan a estar de mañana y de tarde, no te dejan tener un turno fijo, con lo cual es imposible toda conciliación con la vida familiar.

P.: ¿Trabajáis más horas?

R.: Sí. Piensa que hemos pasado del Estatuto Marco al convenio de Lavanderías , en el que hay que cumplir 1.812 horas. Es uno de los peores convenios con unos sueldos que tampoco tienen nada que ver con lo que cobrábamos en el SERMAS. Se arañó un poco porque el salario son 600 euros y pico brutos.

Aunque según la empresa las cosas que salen mal en la lavandería son culpa de los trabajadores. Y no es así. La ropa no se lava bien porque no la meten en el proceso que le corresponde, con su tiempo, su temperatura y su detergente. La ropa va sucia.

Hemos cambiado hasta de detergentes. Antes se trabajaba con unos y ahora con otros. Quieren ahorrar en todo, no solamente en personal. Aunque en nosotros se han ahorrado muchísimo dinero: antes éramos más trabajadores y ahora somos menos y, además, los que contratan nuevos son personas con discapacidad porque se supone que la ONCE tiene un fin social pero realmente lo que le interesa es poder beneficiarse de las bonificaciones en la seguridad social.

«El trato que tienen con la gente con discapacidad es de vergüenza porque les tratan fatal. Si a nosotros no nos quieren porque les salimos más caros y no les interesamos y nos están haciendo la vida imposible para que nos vayamos de allí, el trato que tienen con los discapacitados es pésimo. Es un desprecio total»

El trato que tienen con la gente con discapacidad es de vergüenza porque les tratan fatal. Si a nosotros no nos quieren porque les salimos más caros y no les interesamos y nos están haciendo la vida imposible para que nos vayamos de allí, el trato que tienen con los discapacitados es pésimo. Es un desprecio total. No les adaptan el puesto, por ejemplo.

Poco pasa, hay pocos accidentes para lo que sucede porque se está utilizando una maquinaria industrial de peso. No hacen una criba a la hora de determinar qué persona cogen o no, lo que les importa es que cuanto más puedan bonificarse mejor. Ese es el criterio.

P.: Me imagino que vosotras tendréis algún tipo de contratación indefinida…

R.: No, nosotros tenemos un contrato de obra o servicio vinculado al pliego de la concesión del SERMAS. Es un contrato que está en fraude de ley, es ilegal.

P.: El contrato os vincula a la UTE. Si en un momento dado la UTE cambia de nombre o de composición al acceder a un nuevo pliego…¿tendría algún tipo de responsabilidad con vosotros?

R.: Tenemos una situación muy complicada porque no nos han subrogado: el día 30 de noviembre estábamos trabajando en el SERMAS en la lavandería, lavando ropa, y el día1 de diciembre estábamos trabajando con la UTE, lavando la misma ropa y en el mismo sitio. Está pendiente de juicio. El SERMAS amortizó las plazas a los interinos y los eventuales tenían finalización de contrato el día 30. Y nos dieron la opción de quedarnos en la empresa que venía o irnos al paro.

Mucha gente decidió irse al paro porque las condiciones son malísimas y el sueldo no da para vivir, se cobraba más en el paro que quedándote; decidieron no firmar. Pienso que es lo que pensaban que íbamos a hacer prácticamente todos.

Ya han pasado los dos años que te corresponden como máximo en el paro, vamos por el tercero, y mucha de la gente que no firmó con la UTE está sin prestaciones y sin trabajo. O sea, que fue “susto o muerte”. Y los que escogimos “susto” tenemos aplazada “muerte”.

«Mucha gente decidió irse al paro porque las condiciones son malísimas y el sueldo no da para vivir»

A los que decidimos firmar nos queda un año, no sabemos lo que va a pasar. Imaginamos que el SERMAS prorrogará el contrato a la UTE actual porque tiene  opción a hacerlo, pero nosotros seguimos con las mismas condiciones pésimas. Todo pende de un hilo.

P.: ¿Cómo ha influido la externalización de los servicios en la calidad de vuestra labor, es decir, en la calidad final del trabajo? Porque el vuestro, me imagino, es el mismo… Pero los resultados no lo están siendo, la ropa no sale igual de limpia.

R.: Varía la organización, completamente nueva y que en ningún momento ha dejado que compartiésemos nuestra experiencia con ella y el ahorro en todas las fases del proceso: hay unos productos para lavar, hay unas temperaturas y unos detergentes que se tienen que utilizar y no se utilizan… Pues la ropa, por mucho que se moje, no se lava. Si antes se utilizaban unos suavizantes específicos para evitar las escaras en pacientes encamados y ya no se usa porque son caros, alguna diferencia habrá. O a la hora de quitar el apresto a ropa nueva: antes se lavaba x veces y ahora se lava menos con lo que la ropa va más dura. Me imagino que todo esto repercutirá directamente en el enfermo, aunque no tengamos datos.

Pero también el mantenimiento o la suciedad, no hay la misma limpieza en las instalaciones. Influyen las malas condiciones en las que nos encontramos, que ya afecten a la vida personal y a la salud incluso, porque es un agobio ir a trabajar. Sólo pensar en ir allí ya te pones malo, la gente está fatal. El que puede se va.

De todas formas, según cláusula del concurso, tienen opción de lavar hasta un tanto por ciento fuera de allí, de las instalaciones de Mejorada. Y han estado lavando por toda España. Se ha perdido un montón de ropa. Imagínate la ropa en camiones de un sitio para otro. Y han lavado en lavanderías fuera del concurso. En el concurso están estipulado que se puede lavar en unas lavanderías determinadas y se ha llevado ropa a lavar en otras que no estaban estipuladas.

«Pues la ropa, por mucho que se moje, no se lava. Si antes se utilizaban unos suavizantes específicos para evitar las escaras en pacientes encamados y ya no se usa porque son caros, alguna diferencia habrá»

P.: ¿Y en estos casos como se controla la calidad del proceso?

R.: Pues eso es lo que nos gustaría saber.  Sabemos que se han pedido las auditorías correspondientes  y que no se han dado. Buenas no han debido de ser porque al parecer llevan 3 o 4 multas. Pero de qué sirve que pongan 50.000 euros de multa a una empresa como la nuestra. Eso es como el que tiene tos y se rasca la barriga. Pierden un dinero que seguro que luego ganan a través de subvenciones y cuestiones de este tipo, así que mientras les siga llegando ropa… Y también el dinero que se han ahorrado en trabajadores, productos y procesos hace que les resulte rentable.

P.: O sea, que esas condiciones precarias también afectan a vuestra vida personal

R.: Muchísimo. Empezando por el sueldo, que es casi la mitad; pero podemos seguir con los turnos, que antes eran fijos y ahora es una semana de mañana, una de tarde, trabajas festivos … Además hay mucha presión por parte de los jefes y de los que mandan. Es una constante.

Al principio echaron a gente también, imponen sanciones, vivimos un proceso de recorte de derechos continuo. Por ejemplo, lo último que han dicho es que no se puede ir al médico y que si alguien va, se le descuenta de la nómina. Algo completamente ilegal, porque tienes derecho a ir al médico justificándolo. Pero llegan al extremo ese. La mayoría de los que venimos del SERMAS estamos sindicados y saben que lo vamos a denunciar pero el nuevo que viene, con  discapacidad, solo, no va a ir al médico aunque lo necesite. Imagínate, en más de una ocasión compañeros han sufrido crisis en el trabajo y no pueden ir al médico. A eso súmale la falta de formación para solventar situaciones de este tipo que tienen los encargados y los jefes.

Si es que no te dan ni ropa para trabajar, tienes que estar pidiendo camisetas.

P.: ¿Ha aumentado la siniestralidad laboral?

R.: Sí, está habiendo más accidentes. Se ha dado un gran descontrol en general. También falta de formación de la gente, ha habido mucha dejadez.

P.: Lo que ha sucedido con la lavandería de Mejorada siempre me ha sonado como una especie de experimento, a ver qué pasaba, para luego continuar por ese camino, sobre todo con las llamadas 26 categorías que, en teoría, ya no se van a externalizar.

R.: Sí, tiene pinta de que todo el personal no sanitario acabará fuera del SERMAS. Han pasado tres años y de la lavandería ya no se habla, la gente se acomoda y piensa que cuanto menos ruido mejor porque el que da un poco de guerra…Sí, ha sido un experimento y de momento les ha salido muy bien. Ganan todo. Es todo cuestión de dinero. El que se han ahorrado en pagar a los trabajadores y cargarse un servicio de calidad pues se lo estará llevando otra gente.

P.: ¿Qué esperanzas tenéis vosotras, que esperáis del futuro inmediato?

R.: Esperanza, ninguna. Y del futuro inmediato, no mucho más. La verdad es que nos queda poco. ¿Opciones?La subrogación y es bastante complicado a corto plazo. A largo plazo no sé.

Una solución es que nos colocasen en un hospital porque las que estamos en la lavandería tenemos mucha antigüedad y eso debe  primar, eso nos tendría que llevar a conseguir uno de esos interinos que están haciendo o que piensan hacer. Deberíamos tener las mismas opciones que el resto, porque, que no se le olvide a nadie, hemos sido del SERMAS hasta el 30 de noviembre del 2013. Y estuvimos muchos años trabajando para él. Tenemos compañeras que llevan casi 30 años trabajando en la lavandería.

P.: ¿Tenéis acceso a entrar en bolsas de trabajo con vuestra antigüedad?

«Somos celadores. El personal de lavandería de Mejorada somos celadores. Y le guste a quien le guste tenemos un pasado con el SERMAS de muchos años. Estos servicios prestados nos tienen que servir para algo»

R.: Somos celadores. El personal de lavandería que está trabajando en Mejorada somos celadores. Pero como no se convocan bolsas ni oposiciones pues no tenemos esa opción. Y le guste a quien le guste, nosotras tenemos un pasado con el SERMAS de muchos años. Esos servicios prestados nos tienen que servir para algo y si ahora van a hacer interinos tenemos el mismo derecho que los demás a tener un empleo digno.

Somos un problema que no es tan difícil solucionar, aunque ahora parezca que no existimos y que nunca hemos tenido ninguna relación con el SERMAS.

P.: ¿Sabes qué plantilla había antes en lavandería?

R.: Alrededor de 300

P.: ¿Qué plantilla tenéis ahora en Mejorada?

R.: Ahora somos algo más de 200. Somos menos que antes. Ten en cuenta que antes había tres turnos, mañana tarde y noche. Y ahora es de 7 a 3 y de 3 a 11.

Antes, sobre todo de noche, se hacía el mantenimiento. Piensa que eso es fundamental para la maquinaria y la calidad del servicio porque las instalaciones se llenan de pelusa y la pelusa que está arriba, si no la soplas cae a la ropa que está abajo. Como ya no se hace siempre, la ropa va con pelusa por poner un ejemplo.

P.: ¿Quieres añadir algo más?

R.: Lo ideal sería poder revertir la privatización, pero lo veo muy difícil. Así que la solución sería que nos sacaran de allí porque con nuestros servicios prestados deberíamos tener opción a entrar en  un hospital o que nos subrogasen que es lo que deberían haber hecho desde el principio.

Comentarios: 2

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Todo lo que está escrito es cierto es una vergüenza.Parece mentira que sea una Fundación Once de como nos tratan a los veteranos y sobre todo a los nuevos. Y que en pleno siglo XXI se esté trabajando precariamente y sin un sueldo digno parece el siglo XVIII. No tenemos derechos y si tenemos que exigir nuestro derecho o demostrar que lo están haciendo es ilegal tenemos que denunciar muy fuerte.

    1. No estáis olvidados, todos los días cuando nos cambiamos el pijama de trabajo, nos echamos las manos a la cabeza, de lo que han hecho políticos descerebrados que sólo buscan enriquecerse, porque los jabones no quitan las manchas de nuestra ropa!!, la de TODOS!!!

Comparte esto

Haz que llegue lejos!